Archivo mensual: noviembre 2009

La Cultura en la era del Stand Up Comedy

Desde hace unos meses atrás, ¿podría ser un año o más?, se puede observar en la Francisco Fajardo y otras avenidas y calles de la ciudad, una serie de pendones que publicitan obras de teatros, conciertos y stand up comedy que se conjugan con algunos semanarios culturales que circulan vía Internet. Pareciera como si el cataclismo que marcó el ocaso del Ateneo de Caracas estuviera acompañado por la emergencia de una nueva “oferta cultural” que básicamente se ubica en el Este de la Ciudad. Incluso, las intervenciones del espacio público al mejor estilo del situacionismo francés, se localizan en esta zona.

En la memoria de algunxs habitantes de la ciudad quedan aquellos teatros que, socavados por el avance del modelo civilizatorio neoliberal, sucumbieron en las manos de los cultos religiosos. Pocos son los que se salvaron de ese destino y el Teatro La Alameda, tomado ahora por la comunidad, se constituye como el último de los mohicanos, en una ciudad en donde los Centros Comerciales han sustituido el espacio público en su totalidad.

Si como dice Guy Debord el espectáculo “es la representación diplomática de la sociedad jerárquica ante sí misma”(1), no sería nada descabellado, en un mundo en donde las nociones de capital, oferta y consumo cultural asumen la escena artística, que gran parte de los teatros, auditorios, centros culturales y locales que poseen una “agenda activa” se encuentren ubicados en el Este.

Ante este panorama no faltará quien se interrogue por el motivo de éstas localizaciones. Entre quienes lo hacen, “El Universal”, siempre fiel a su lugar de enunciación, en su edición del día lunes 23 de noviembre de 2009 dibuja el mapa de la cuestión. “En el Oeste cultura y recreación quedan lejos de la ciudadanía”(2), a la par,  crea un vínculo, desde su página web, hacia otra noticia que plantea que las opciones culturales del oeste de la ciudad son pocas pero politizadas (3).

Entonces uno piensa en Adorno y Horkheimer, en la Industria Cultural (4), en el circuito comercial del arte y en las formas como éstas, vendiéndole a las empresas privadas un número determinado de asistentes con capacidad de consumo, van creando sus agendas de trabajo. Digamos entonces que pareciera, para quienes gestionan éstos centros culturales, que los habitantes del Oeste tienen una capacidad limitada de consumo, razón por la cual, y esto no es una metáfora, que en ésta zona de la ciudad no existen centros culturales tal y cómo lo añora la clase media que queriendo ser burguesa se desplaza hacia el Este de la ciudad.

Pero luego, como que uno también se olvida de la crítica pequeño burguesa, y se adentra en el barrio. Se encuentra con los panas de Fm Tormaima Rebelde y Waraira Repano. Se conversa, se debate y se reflexiona café en mano y todo se convierte en proceso. Una toma cultural, la celebración de un aniversario de radio y la gente que supuestamente no tiene opciones culturales se encuentra en la calle para pasar un día distinto. ¿Opción politizada? Claro que sí. Es la política del barrio haciendo frente al Stand Up Comedy de la burguesía.

————————————–

(1) Debord, Guy (2007)  La Sociedad del Espectáculo. España: Pre-Textos

(2) http://www.eluniversal.com/2009/11/23/ccs_art_en-el-oeste-cultura_1663187.shtml

(3) http://www.eluniversal.com/2009/11/23/ccs_apo_pocas–y-politizadas_1663190.shtml

(4) Con Daniel Mato creo que:  “[…]todas las industrias son culturales porque todas producen productos que, además de tener aplicaciones funcionales, resultan sociosimbólicamente significativos. Es decir, son adquiridos y utilizados por los consumidores no sólo para satisfaces una necesidad (nutrición, albergue, movilidad, entretenimientos), sino también para producir sentidos según sus valores específicos e interpretaciones del mundo”. Todas las industrias son culturales: crítica de la idea de “industrias culturales” y nuevas posibilidades de investigación. Disponible en: http://www.cholonautas.edu.pe/modulos/biblioteca2.php?IdDocumento=0474


Anuncios