Andrés Caicedo y José Roberto Duque: cuando los Cuentos son mucho más que ficción.

Ahora que las relaciones entre Colombia y Venezuela pasan por un momento de estabilización políticamente correcto, uno se cuestiona la deriva y las formas como se construyen y constituyen las relaciones internacionales. El cuento ese de que las “razones de Estado” son mayores a la profundización de la revolución no me lo creo. La coexistencia pacífica entre dos Estados que buscan construir modelos de sociedad distintos es una ficción. Colombia va a seguir jodiendo a Venezuela. No porque los colombianos sean malos, como cierta opinión pública asentada en los habitantes cree, sino porque el “gobierno” colombiano es la punta de lanza contra la insurgencia y los deseos del cambio social en América Latina.

Igual, las razones de Estado no lo son todo ni la profundización de la revolución pasa, necesariamente, por el Estado. Son las interconexiones, articulaciones y acciones que se van gestando en el quehacer cotidiano lo que afianza nuestros deseos y necesidades de cambio. También, como sin querer, individualmente se tejen tramas. Entre tanto nihilismo uno se refugia, por momentos, en la música, el cine o en la literatura para encontrar fuerzas para seguir andando. Puede que haya romanticismo en esto, pero la acción supera las jaulas analíticas.

Recién termina el 2010 y la costumbre de revisar lo hecho durante el “año viejo” se hace presente. Entre las uvas y la cerveza uno comienza por compilar, en géneros, las cosas que ha leído, visto, escuchado y realizado para generar un balance del año que termina. No hace mucho, estuve releyendo a José Roberto Duque y a Andrés Caicedo. Ambos son escritores. El primero venezolano y el segundo colombiano. Ambos son, por colocar un adjetivo, “políticamente incorrectos”. Los dos dicen y dijeron cosas que incomodan y subvierten las costumbres interpretativas. Ciertamente muchos dirán, de Andrés Caicedo, que son más valiosos sus escritos y críticas sobre cine que su narrativa de ficción. De José Roberto Duque, dirán que sus artículos “políticos” tienen, en la actualidad, más relevancia que sus crónicas rojas y ficciones. Y es ésta coincidencia la que cobra forma en mi mente mientras escribo éstas líneas.

Más allá de los distintos ámbitos en los que se desarrollan y desarrollaron (1) ambos escritores, el valor de sus notas, artículos y cuentos para mi, se encuentra, justo en que, bien sea en el cine, la política o la “ficción”, ambos lograron y logran narrar el momento histórico. Ambos son básicamente cronistas de una época. Entre Qué Viva la Música de Andrés Caicedo y Salsa y Control de José Roberto Duque seguro que hay unos 20 años de diferencia. Sin embargo para mí, son dos hermanos que convulsionan por describir e interpelar la realidad que nos rodea. Frente a la “correcta política” internacional y las razones de Estado, las crónicas de Caicedo y Duque se hermanan en el terreno volcánico de la insurgencia.

Barquisimeto, 03 de enero de 2011

Notas

(1) Presente y pasado porque El Duque está vivo y Caicedo está muerto

Anuncios

2 Respuestas a “Andrés Caicedo y José Roberto Duque: cuando los Cuentos son mucho más que ficción.

  1. Upa, gracias por la comparación y por tranquilizarme al final: me recordaste que el Duque está vivo.

    Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s